sud en guate


1 Comment

El Club de la Cocina

El Club es un restaurante chiquito en el que se sirve comida riquísima elaborada con mucho amor.

pincho

Hoy, que disponíamos de tiempo, hemos comido un plato de pasta fresca con zucchini (como los de doña Yomara) y lima. Y de segundo un pincho de puyazo con verduras acompañado de ensalada de papas, arroz aromatizado con cilantro y limón y una ensalada con aguacate. Además de un riquísimo fresco de limón y pan casero crujiente.

club

El restaurante consiste en una barra, en la que se puede ver como se preparan los platos e ir abriendo apetito con el olor que desprenden los alimentos, y tres mesitas de madera con sus taburetes con estampados florales muy coloridos.

La idea es crear un espacio abierto en el que se compartan recetas de todo el mundo. De hecho, la idea de uno de los tres propietarios es poder crear un concepto de talleres de cocina impartidos por esas grandes chefs que son las abuelitas de los variopintos clientes.

El Club nos encanta, el ambiente es muy acogedor y da la impresión de que tanto los propietarios como los clientes como cualquiera que pasara por allí sean una gran familia.

pasta

y la pasta es fresca y elaborada cada día!

PD: por las noches se encuentran cócteles deliciosos como daiquiri con espinacas que prepara Ben, un chef de origen holandés pero medio americano


Leave a comment

Un sábado en Xela y alrededores.

Este fin de semana no hubo excursión en familia. El grupo se desmembró tras la invitación que Ana y Laura recibieron para hacer una excursión con sus compañeros de Fundap (ya os contarán ellas que tal les fue). Isa y yo en cambio, aceptamos la invitación que nos hizo el abogado Erick Juárez, a quien conocimos en nuestra ya habitual reunión jurídica de los miércoles noche (pronto escribiremos sobre estas extrañas reuniones), y así poder  continuar con nuestro propósito de visitar los lugares más exóticos de Guatemala.  Esta vez, sin movernos demasiado, visitamos Las Georginas, un balneario natural con agua proveniente del volcán Santa María (fresquita os podéis imaginar que llega el agua …). El volcán Santa María es el más alto de los dos que se aprecia en la foto, el otro es Santiaguito (rebautizado por nosotros como Jorgito) el cual se encuentra activo. DSC_0667 Las Georginas, fueron bautizadas con el nombre de la mujer del dictador Jorge Ubico y están formadas por cuatro piscinas de agua sulfurosa y de distinta temperatura. Estas fuentes termales están enmarcadas por un empinado y alto muro cubierto de enredaderas tropicales, helechos y flores. IMG-20140727-WA0003 Tras el correspondiente desayuno típico guatemalteco, Erick nos enseñó algunos de  los rincones más escondidos de Xela, entre los cuales  nos llamó especialmente la atención el cementerio por dos motivos: el colorido que lucen las lápidas y las historias que contiene este lugar. DSC_0590 El cementerio le sirvió a nuestro guía personal para explicarnos parte de la historia de Guatemala a través de las familias más importantes de la ciudad de Quetzaltenango, cuyos miembros están enterrados en este lugar. Historias sobre dictaduras, conspiraciones políticas y disputas económicas fueron el núcleo de la conversación durante nuestro paseo por el cementerio hasta que llegamos a la lápida de Vanushka: una mujer de descendencia europea enamorada de un hombre indígena guatemalteco que se quitó la vida tras no recibir la aprobación de su amor por parte de su familia. Vanushka se ha convertido en icono del amor guatemalteco para los jóvenes de la ciudad de Xela, quienes se acercan a ponerle flores y escribir comentarios de amor sobre su lápida. IMG-20140727-WA0029 IMG-20140727-WA0040 El día estaba siendo largo pero aun faltaban cosas que hacer. En nuestro afán por convertirnos en auténticos quetzaltecos a pesar de nuestras pintas, ahora sí ya todos, fuimos a ver un “relajante” partido de fútbol del equipo de nuestra ciudad: el Xelajú se enfrentaba al Club Halcones FC. IMG-20140727-WA0042 Escribo relajante  entre comillas porque es MENTIRA. Empezamos perdiendo antes del minuto 10, y como así es reconocida la afición del Xelaju, no pararon de animar ni un segundo. Entre cántico y cántico se oía el correspondiente: “arbitro!! la concha de …; la verga de …; jues sien p…” y otra serie de expresiones que nos hicieron mucha gracia. Pero lo más relajante estaba por llegar; el partido se ve de pie (hay asientos, ahora si te sientas no ves absolutamente nada) y la afición tiene la costumbre de celebrar los goles de su equipo empujándose. Escena: 100 personas en nuestra grada viendo el partido de pie, saltando y cantando. Con el gol de su equipo, la afición comienza a empujarse y los aficionados empiezan a volar unos contra otros. Una experiencia increíble que te hacía estar más pendiente de la gente que del partido. Para la suerte de los jugadores, el Xela terminó ganando …

Aquí os dejamos la letra del himno del Xela:

“Luna gardenia de plata,                                            que en mi serenata te vuelves canción,                            tu que me viste cantando,                                          me ves hoy llorando, mi desilusión.
                                                               Calles bañadas de luna,                                            que fueron la cuna de mi juventud,                                vengo a cantarle a mi amada,                                     Oh! Luna plateada de mi Xelajú.                                  

Vengo a cantarle a mi amada, de mi Xelajú.
Luna de Xelajú, que supiste alumbrar en mis noches de pena
por una morena de dulce mirar.
Luna de Xelajú.

Me diste inspiración,                                             la canción que hoy te encanto
con llanto de mi corazón.

En mi vida no habrá más cariño
que tu mi amor, porque no eres ingrata,                           mi luna de plata, luna de Xelajú.                                

Luna que me alumbró en mis noches de amor,
hoy consuelas la pena
por una morena que me abandonó”

El día acabó con un concierto de cumbia y con nosotros pidiendo la hora para el fin del partido; el día había sido muy largo.

Saludos desde un pequeño país  llamado Guatemala!!

Carlos.


Leave a comment

Nuestra mamá chapina

Tras la breve visita que habíamos hecho a doña Olga en Juchanep, prometimos regresar y así lo hicimos el día jueves pasado.

doña OlgaDoña Olga vive en una casa rodeada de milpas con un maravilloso patio con flores que evoca el más puro estilo andaluz. Como Ana ya describió su negocio en el post pasado, yo me limitaré a describir en qué consistió la última visita que hicimos.

No sé a qué hora de la mañana debimos llegar a su casa pero la mayor parte del tiempo lo pasamos acompañando a doña Olga en la cocina mientras preparaba un delicioso almuerzo para que degustásemos el caldo de tobik, típico de Totonicapán, con la ayuda de doña Julieta, su vecina e inestimable amiga.

Doña JulietaEl caldo llevaba un sinfín de verduras (zanahoria, papa, ayote, cebolla …) y también carne de res y tuvimos el privilegio de presenciar todo el proceso de primera mano en la cocina. Además el caldo iba acompañado de unos tamalitos bien ricos 🙂

comida

Tras más de 4h de cocina y cocción y bendecir la mesa, finalmente pudimos degustar el caldo de tobic mmmm…!!!

caldo de tobic

Por último, también estuvimos en casa de doña Julieta que tiene un negocio de cortes (las faldas típicas) y pudimos ver cómo se tejían:

     Corte    corte2hiloLas imágenes ya son impresionantes pero si a eso le sumamos la habilidad que tenía el chico que tejía, podéis imaginar lo asombradas que nos quedamos Ana y yo!

corte3El chico identificaba al momento si había algún hilo roto -tenía una vista envidiable- y lo arreglaba ágilmente capturando el hilo con un trozo de madera con una punta metálica para acercárselo y repararlo con sus manos para no entorpecer el proceso. Impresionante su habilidad!!

Como despedida, una foto con nuestra mamá chapina 🙂mama chapina

 

 


Leave a comment

Tarde de chocolate

Hoy domingueamos en casita. Mientras escuchamos a Nina Simone tomamos un chocolate caliente, un gran gran placer para una tarde de domingo.

choco

El de la foto lo preparamos en casa de Gladys, el de hoy se lo compramos a Doña Marìa, en Tecpán, Chimaltenango.

DSC_0189

 

 Para preparar el chocolate se pone agua a hervir en un cazo, una taza por persona. Una vez hierve se apaga el fuego y se pone el chocolate, una onza por persona de unos 40 gramos. Se va machacando y removiendo con un molinillo como este hasta que está todo disuelto.

doña maria

 

La abuela de doña María ya preparaba chocolate, su mamá también y ahora ella explica la receta para la elaboración de chocolate a sus hijos y a sus nueras. Elproceso es complicado y lleva tiempo. Primero se deben tostar los granos, después llevarlos a moler y posteriormente mezclar el polvillo con azúcar y “palmarlo” que consiste en pegar palmas fuertes para elaborar las tabletas. Los más puros son los que prácticamente no llevan agua y también por eso los que cuesta más de elaborar.

Además de chocolate doña María también produce mermeladas y jaleas de las frutas de temporada: fresa, naranja, sauco, piña con zanahoria,… e incluso de café. 

Compra potes de vidrio en Guatemala y los esteriliza bien para que todos sean iguales y las mermeladas se puedan conservar durante un año. También tiene etiquetas para su producto que hace a mano con la ayuda de sus hijos. Para acabar de completar el empaque usa bolsitas de tela que hacen que se vea muy bonito 🙂

mermelada… y ahora a leer un ratito…

 

 

 

 


Leave a comment

Especial: Moda Chapina

El huipil junto con el corte, el delantal y la faja forman el traje tradicional que llevan muchas de las mujeres en Guatemala. A partir del traje se puede deducir en qué zona vive una mujer: los hay morados, azules, rosas, verdes,…

Doña

Doña Margarita, una de las mujeres a las que hemos visitado durante nuestro segundo día en una comunidad de Tecpán teje las telas que se usan para confeccionar estos huipiles.

Empezó a tejer cuando se casó, a los 18 años. Ahora tiene 42 y sus dos hijas y alguna de sus nueras también tejen. Verla mover los hilos hipnotiza.

Teixint

Doña Margarita, casi des de que inició su negocio, ha tenido varias empleadas. En la actualidad tiene 12 mujeres trabajando para ella que tejen en sus casas. La ventaja que tiene sobre ellas es el acceso al crédito, que le permite invertir el capital necesario para comprar los hilos.

Las mujeres de su comunidad, como la mayoría de las mujeres, son madres y deben atender a miles de actividades distintas, por lo que pueden dedicar unas 4 horas al día a elaborar las telas. Esto hace que se tarde entre 3 y 8 semanas en terminar la tela para la elaboración de un huipil.

Tela

La duración de un huipil hecho a mano es de unos 10 a 12 años. Su precio entre 800 y 1500 quetzales, ¡vestirse a lo tradicional sale caro! Además, tradicional no quiere decir que no esté sujeto a modas: desde colores hasta bordados y formas cambian cada 3 meses!

Durante el fin de semana que estuvimos en Antigua vimos en el Hotel Santo Domingo, una exposición de Lena Bartula llamada Huipiles Contemporáneos en la que esta artista americana hace una reinterpetación de esta prenda de vestir 🙂

DSC_0287

Laura y yo no nos hemos podido resistir y nos hemos probado dos hupiles. En concreto nos hemos probado el modelo ceremonial de la zona de Tecpán 🙂

huipiles

Buenas noches…


Leave a comment

Platicamos y reímos… y nada más hacemos

6:30 empieza el día. Señu Dina nos espera en la catedral para encaminarnos a Chimaltenango, donde trabajaremos los próximos dos días.

 

Por el camino paramos en el mirador de Atitlán, nuestra excursión del próximo fin de semana.

DSC_0001

Llegamos a Chimazat, famoso por sus venados y sus fresas. Allí conocemos a doña Marta Julia Xocop Morales, una mujer inquieta y con un gran sentido del humor. Suya es la frase “Platicamos y reímos… y nada más hacemos” referida al facilitador que nos acompaña, don Boni (Bonifacio) con quien platica animadamente en cackchiquel, idioma con muchas “j” y “x” que nos resulta del todo indescifrable.

 

Doña Marta nos cuenta sobre su invernadero de hongos y nos habla de pasteles y hongos ostra y nuestra curiosidad aumenta. Tiene claro que su producto es de calidad y no puede bajar el precio como algunos de sus competidores y su mayor temor es el reducido mercado con el que cuenta.

doña Marta

Es una empresaria muy consciente de sus capacidades y la importancia de la formación que considera que no hay excusas -ni siquiera una familia numerosa de 7 hijos como la suya- para no acudir a las actividades de FUNDAP.

Por último nos muestra el invernadero. Para entrar es necesario desinfectarse con cloro en un pediluvio, utilizar una mascarilla, redecilla para el pelo, bata y guantes.

Entramos. Es un lugar fresco con estanterías cargadas de “pasteles”, sacos rellenos de milpa triturada y semillas de hongo donde se crían los hongos ostra. Nunca habíamos visto nada igual, los hongos se miran preciosos.

hongo ostra

Antes de partir, doña Marta nos despide con una refa de hongos asados, frijoles y tortillas y unos paquetes de fresas que acaba de recoger ella misma.

DSC_0079

Así pues, nos encaminamos hacia Tecpan los 3 en la moto de don Boni.

Por la tarde visitamos a doña Victorina, doña Toia para los amigos. Ella también se dedica a los hongos pero su invernadero es más pequeño y su historia al salir de la cooperativa un poco más controvertida. A pesar de lo parecido de sus negocios, se ven grandes diferencias de enfoque que resultan muy interesantes.

DSC_0130

Tras las dos visitas ya son las 4 de la tarde y nos sentimos agotadas. Una pequeña vuelta por Tecpan en la que no podemos resistirnos a tomar una foto de una carnicería, cena a las 5 y vuelta al hotel.

carniceria

¡Que descansen! ¡Hasta mañana! 🙂