sud en guate


Leave a comment

Invasión en la cocina

12:35 salimos de la ofi rumbo a casa. El efecto de la refa ya pasó y estamos muertas de hambre. Preguntamos donde comprar unos chuchitos porque todavía no los hemos probado y esto ya no puede ser. Nos dicen que en el mercado, al lado de Parque. Vamos para allá pero vemos a una doña vendiendo chiles rellenos (no picantes) y no nos podemos resistir. Chuchitos para otro día.

Los chiles rellenos son como croquetas con verdura y carne dentro y nos recuerdan un poco a la tortilla de patatas de sabor. Sí, curiosa mezla…

Con nuestra acuciante hambre nos encaminamos a nuestro apartamento. Subimos las escaleras. Mmm que bien huele, alguien debe estar cocinando…

Abrimos la puerta y…

¡SORPRESA! ¡Hay una mujer cocinando en nuestra cocina!! Nuestra sorpresa es grande como os imagináis.

Compartimos apartamento con los dos de derecho y nadie más que supiésemos… Descubrimos que se trata de la mujer que limpia los apartamentos y que parece haberse apropiado de nuestra cocina mientras no estamos. Ya nos comentaron Isa y Carlos que una vez entró a prepararse un café pero es que está vez ¡está preparándose un menú digno de restaurante! Si hasta tiene un lugar en nuestra nevera vemos…

Por si no parecía suficiente, nos sentamos las 3 a la mesa y entablamos conversación con pasmosa normalidad cuando oímos que pican a la puerta. Ana y yo nos cruzamos una mirada que lo dice todo, “¿¿se ha montado una fiesta en nuestra casa mientras no estábamos??” Entra otra mujer. “Acá tiene su almuerzo”.Por un momento dudo si somos nosotras que nos hemos confundido de apartamento, se las ve tan a gusto y tranquilas.

No entendemos nada. Salimos de casa y nos invade la risa. Lo que no nos pase en Guatemala…

“¿Vamos a por el postre para compensar?” “Por supuesto”

Así descubrimos otro magnífico lugar en Xela, la panadería pastelería Mandarina (100% para guiris)

mandarinacafe y degustamos sus riquísimos helados de caramelo y café con pepitas de puro chocolate:heladoNo hay duda de que regresaremos a probar sus galletas y sus mil tipos de panes de nueces, tomate, chocolate,..

pan

Bueno, les dejo que nos espera un magnífico brownie para la refa 🙂


1 Comment

El Club de la Cocina

El Club es un restaurante chiquito en el que se sirve comida riquísima elaborada con mucho amor.

pincho

Hoy, que disponíamos de tiempo, hemos comido un plato de pasta fresca con zucchini (como los de doña Yomara) y lima. Y de segundo un pincho de puyazo con verduras acompañado de ensalada de papas, arroz aromatizado con cilantro y limón y una ensalada con aguacate. Además de un riquísimo fresco de limón y pan casero crujiente.

club

El restaurante consiste en una barra, en la que se puede ver como se preparan los platos e ir abriendo apetito con el olor que desprenden los alimentos, y tres mesitas de madera con sus taburetes con estampados florales muy coloridos.

La idea es crear un espacio abierto en el que se compartan recetas de todo el mundo. De hecho, la idea de uno de los tres propietarios es poder crear un concepto de talleres de cocina impartidos por esas grandes chefs que son las abuelitas de los variopintos clientes.

El Club nos encanta, el ambiente es muy acogedor y da la impresión de que tanto los propietarios como los clientes como cualquiera que pasara por allí sean una gran familia.

pasta

y la pasta es fresca y elaborada cada día!

PD: por las noches se encuentran cócteles deliciosos como daiquiri con espinacas que prepara Ben, un chef de origen holandés pero medio americano


Leave a comment

Nuestra mamá chapina

Tras la breve visita que habíamos hecho a doña Olga en Juchanep, prometimos regresar y así lo hicimos el día jueves pasado.

doña OlgaDoña Olga vive en una casa rodeada de milpas con un maravilloso patio con flores que evoca el más puro estilo andaluz. Como Ana ya describió su negocio en el post pasado, yo me limitaré a describir en qué consistió la última visita que hicimos.

No sé a qué hora de la mañana debimos llegar a su casa pero la mayor parte del tiempo lo pasamos acompañando a doña Olga en la cocina mientras preparaba un delicioso almuerzo para que degustásemos el caldo de tobik, típico de Totonicapán, con la ayuda de doña Julieta, su vecina e inestimable amiga.

Doña JulietaEl caldo llevaba un sinfín de verduras (zanahoria, papa, ayote, cebolla …) y también carne de res y tuvimos el privilegio de presenciar todo el proceso de primera mano en la cocina. Además el caldo iba acompañado de unos tamalitos bien ricos 🙂

comida

Tras más de 4h de cocina y cocción y bendecir la mesa, finalmente pudimos degustar el caldo de tobic mmmm…!!!

caldo de tobic

Por último, también estuvimos en casa de doña Julieta que tiene un negocio de cortes (las faldas típicas) y pudimos ver cómo se tejían:

     Corte    corte2hiloLas imágenes ya son impresionantes pero si a eso le sumamos la habilidad que tenía el chico que tejía, podéis imaginar lo asombradas que nos quedamos Ana y yo!

corte3El chico identificaba al momento si había algún hilo roto -tenía una vista envidiable- y lo arreglaba ágilmente capturando el hilo con un trozo de madera con una punta metálica para acercárselo y repararlo con sus manos para no entorpecer el proceso. Impresionante su habilidad!!

Como despedida, una foto con nuestra mamá chapina 🙂mama chapina

 

 


Leave a comment

Tarde de chocolate

Hoy domingueamos en casita. Mientras escuchamos a Nina Simone tomamos un chocolate caliente, un gran gran placer para una tarde de domingo.

choco

El de la foto lo preparamos en casa de Gladys, el de hoy se lo compramos a Doña Marìa, en Tecpán, Chimaltenango.

DSC_0189

 

 Para preparar el chocolate se pone agua a hervir en un cazo, una taza por persona. Una vez hierve se apaga el fuego y se pone el chocolate, una onza por persona de unos 40 gramos. Se va machacando y removiendo con un molinillo como este hasta que está todo disuelto.

doña maria

 

La abuela de doña María ya preparaba chocolate, su mamá también y ahora ella explica la receta para la elaboración de chocolate a sus hijos y a sus nueras. Elproceso es complicado y lleva tiempo. Primero se deben tostar los granos, después llevarlos a moler y posteriormente mezclar el polvillo con azúcar y “palmarlo” que consiste en pegar palmas fuertes para elaborar las tabletas. Los más puros son los que prácticamente no llevan agua y también por eso los que cuesta más de elaborar.

Además de chocolate doña María también produce mermeladas y jaleas de las frutas de temporada: fresa, naranja, sauco, piña con zanahoria,… e incluso de café. 

Compra potes de vidrio en Guatemala y los esteriliza bien para que todos sean iguales y las mermeladas se puedan conservar durante un año. También tiene etiquetas para su producto que hace a mano con la ayuda de sus hijos. Para acabar de completar el empaque usa bolsitas de tela que hacen que se vea muy bonito 🙂

mermelada… y ahora a leer un ratito…

 

 

 

 


Leave a comment

Marujeo cocinero: Trenzas rellenas mmmmmmmmmmmm…….

Gladys es nuestra maestra chapina: sabe cocinar, corte y confección, cómo criar gallinas, hace mermeladas y confituras, chocolate,… El domingo nos invitó a su casa junto con dos compañeras más y dos participantes del MBA de Totonicapán a un taller de cocina en el que elaboramos trenzas rellenas.

 

Trenzas

 

Para la elaboración de la masa:

1 libra de harina dura

1/4 onzas de leche en polvo

1 1/2 onzas de margarina

1/4 onzas de azúcar

1 pizca de sal

1 huevo

1/2 onza de levadura fresca

 

 

 

 

 

 

12 onzas de agua tibia

volcan

Para elaborar la masa primero se hace un volcán con la harina, debemos ver la superficie de la mesa en el cráter del volcán. Espolvoreamos la leche en polvo alrededor de la pared exterior. A continuación se rompe el huevo y se pone en el centro del volcán y se mezcla con la levadura y el azúcar hasta que queda una pasta líquida homogénea. Entonces se añade la pizca de sal, siempre después de la levadura para que esta no anule su efecto y se van incorporando las paredes de harina del volcán hacia el interior añadiendo agua tibia lentamente y se añade la margarina, que previamente también se ha homogeneizado. Isa prestó sus manos para esta tarea 🙂

Amasar es la parte más importante, ya que debemos conseguir una textura fina, homogénea y esponjosa. Las dos señoras de Totonicapán que nos acompañaron durante el taller nos dieron mil vueltas en esta tarea, que asemejaban al lavado a mano de la ropa. En Guatemala es común que la ropa se lave a mano, lo hagan las mismas mujeres o paguen a una empleada para que lo haga. La fuerza que requería era considerable. Una vez se ha conseguido la textura y consistencia adecuada se recubre de una fina capa de margarina y se cubre para que aumente su volumen.

Mientras esperamos podemos ir preparando el relleno.

Para la elaboración de la masa:

4 onzas de jamón en tiras

1 manojo de espinacas

1 chile pimiento picado

2 cebollas grandes picadas

7 onzas de queso spread

1 libra de mozzarelal

1 libra de pollo cocido y desmigado

Ajonjolí o semillas de amapola

relleno

 

 

 

 

 

 

Para elaborar el relleno picamos la cebolla, el chile pimiento y desmigamos el pollo que previamente hemos hervido. Ponemos un chorrito de aceite de oliva en una sartén y doramos primero la cebolla, luego añadimos el chile y por último el pollo y condimentamos.

Durante este paso Gladys nos ofreció un chocolate que ella misma había elaborado a partir de granos de cacao, azúcar y cardamomo. En Guatemala se acostumbra a tomar el chocolate bebido. La elaboración de esta bebida tan deliciosa consiste en llevar agua a ebullición y apagar el fuego, entonces se ponen unas dos onzas de chocolate por taza. Con un instrumento de madera con 4 aspas se va deshaciendo el chocolate y mezclando con el agua.

Cuando la masa ya ha crecido procedemos a elaborar bolitas de unas dos libras de peso y las extendemos con un rodillo. Carlos fue el que más perfeccionó esta técnica.

Una vez tenemos las bolitas extendidas procedemos a rellenarlas: primero extendemos una fina capa de queso, encima colocamos algunas espinacas frescas, posteriormente añadimos el jamón y la mezcla de cebolla, chile y pollo.

 

Por último procedemos a cerrarlas masas y trenzarlas de tres en tres. Las pintamos con huevo y espolvoreamos ajonjolí o semillas de amapola por encima.

Deben hornearse a 270º hasta que estén doradas introduciendo agua en la base del horno para que las trenzas se hinchen más y no se resequen.

Como es de esperar estaban riquísimas ya que fueron hechas con mucho amor.

Gladys

¡Buen provecho! (aquí se dice cuando se ha acabado de comer y uno se levanta de la mesa)

¡Muchas gracias!

 

 


1 Comment

Primeras impresiones de las mujeres empresarias guatemaltecas

DSC_0360

Hoy nos hemos ido “de campo” con Gladys a las comunidades cercanas de Quetzaltenango para hacer las tutorías de seguimiento de las mujeres que participan en el MBA de Fundap. Hemos aprendido miles y miles de cosas de Guatemala a través de estas mujeres guatemaltecas empresarias, madres e hijas.

Los paisajes y los cielos siguen impresionándonos cada día.

Hemos visitado muchas comunidades y a muchas mujeres distintas, pero os compartiremos la historia de Doña Olguita, que es la que más nos ha enamorado.

DSC_0367

Esta es Doña Olguita y lo que tiene en la mano es el primer huevo que puso una de sus gallinas ponedoras. En febrero, después de acumular pérdidas debido a la camioneta que tenía, Doña Olguita decidió montar su negocio de gallinas ponedoras, para lo cual compró 120 gallinas, jaulas, bebederos,… y construyó un gallinero. Su hermana, gracias a una donación de una fundación americana, ya hacía tiempo que se dedicaba a este mismo negocio; así que entre el asesoramiento de su hermana y el de Fundap, Doña Olguita decidió emprender este negocio a sus 56 años. Actualmente ya obtiene beneficios de los 90-105 huevos diarios que vende en cartones de 30 unidades a 30 Quetzales el cartón.

DSC_0352

Otra de nuestras visitas ha sido a la Cafetería Emi (a punto de ser Restaurante). Esta cafetería la montó la mamá de Doña Rosi, que murió hace 8 años, hace ya 24 años. Ahora ella y su marido, Don Malvin que es quien nos ha contado la historia del restaurante son los propietarios.  Don Malvin nos ha invitado a una deliciosa comida consistente en jocón de pollo (pollo con una salsa hecha con cilantro y otros ingredientes) y licuado (zumo de frutas hecho con agua o leche, y por los que Laura se vuelve loca).

DSC_0392

Este es Don Malvin, que después de regresar de EEUU conoció a Doña Rosi, se enamoró, se convirtió en su socio y se casó con ella. Ahora hace un mes de su última reforma del restaurante que se ve precioso. Sirven comida típica elaborada con productos frescos y una de las mejoras que quieren implementar es el uso de uniformes entre los trabajadores y la incorporación de un logo para atraer a más clientes.

Estas son solo dos de las muchas historias que nos han contado (y que aun nos quedan por descubrir). De momento el proyecto pinta muy interesante! Esperamos seguir aprendiendo tanto como estos dos últimos días!

Palabra chapina de hoy

“cabal” = justo, exacto